Magallánica | Magallánica Proyecto de Arte
Magallánica es un proyecto colaborativo.
magallánica, proyecto, arte, artistas, patagonia
50430
page-template-default,page,page-id-50430,edgt-core-1.2,ajax_fade,page_not_loaded,, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,fade_push_text_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive
Proyecto Magallánica

Magallánica es un proyecto colaborativo que pone en escena un diálogo, un intercambio, un reconocimiento de confluencias y lejanías. Un espacio intermedio que es frontera pero también es permeable. Magallánica como proyecto propone pensar en la posibilidad de una unión multidireccional, capaz de borrar límites geográficos, políticos y personales, para poder (re)conocernos como parte de un todo, (re)unirnos. Las obras que constituyen este proyecto son: videos, performance, fotografía, pintura, cartografías, objetos, arte postal, señalizaciones.

Magallánica es poner en diálogo estético el espacio geográfico que habitamos. Estar con el corazón al viento. Atravesar una distancia oceánica. Es un intercambio vital (y de sobrevivencia). Es elegir la imperfecta república de los afectos. Buscar, acercar la leña, y prender un fuego. Encontrarse en un lugar común de migración familiar. Reír saltando olas con las manos azules de frío. Esperar que llegue una carta. Estar prendida al WhatsApp. Y bailar en una “pata”. Escuchar otras campanas. Y hacer sonar la propia. Perdernos en un laberinto de pinos, donde las personas duermen su sueño de mármol eterno o en el Bosque de los vientos, escuchando el bramido del Atlántico que se hace Pacífico. Es cartografiar y viajar, es el mundo. Desde la Patagonia. (La que fue y es, antes de Chile y Argentina) Es encontrar rastros de miles de fuegos apagados en el mar. Mirarnos al espejo y también ver antiguos rostros y cuerpos pintados todavía habitando el lugar de forma mágica y ritual. Es comprender, comprendernos. Es manejarse en escala geográfica, geológica, histórica, estacional, desde una experiencia actual. Magallánicas es lo que nos sucede hoy. Un ferviente deseo de intercambio y encuentro.